BRGN
Una metodología que se ha abierto paso en los últimos años es la filosofía Lean o Lean Management. Es una filosofía, una cultura, unos principios de funcionamiento de procesos, organizaciones y empresas ágiles (y también un conjunto de herramientas) que persigue identificar y eliminar los despilfarros en los procesos de las organizaciones y, por tanto, liberar capacidad, activos y recursos y eliminación del no valor añadido.
Lean se centra en la velocidad como elemento principal, en la reducción del Muda (actividades que no aportan valor al proceso), la estandarización de las actividades y la “flexibilidad” de la producción. Aunque la metodología Lean se aplica fundamentalmente en la cadena de producción, también es posible aplicar esta filosofía en procesos no productivos como, por ejemplo, el desarrollo de un nuevo producto, la distribución/logística, la gestión de la cadena de suministro, el servicio de atención al cliente, entre otros.
Lean y Seis Sigma son metodologías que comparten una misma filosofía y objetivo, pero han tenido un desarrollo diferente. Las herramientas y el enfoque también han sido diferentes.
Lean busca, ante todo, eliminar el desperdicio de los procesos y reestructurarlos para hacerlos más eficientes, rápidos y ágiles a la hora de responder a las necesidades de los clientes. El tiempo transcurrido total (“lead time”), es la principal métrica sobre la que trabaja. Las herramientas son más visuales y la ejecución se estructura normalmente de forma más explosiva (Kaizen Events).